Los vinos biodinámicos están en boca de todos. Cada vez es más frecuente ver en la etiqueta o la descripción del vino la palabra biodinámico, pero realmente hay confusión sobre qué son exactamente y en qué se diferencian de los vinos naturales o los vinos ecológicos. Con este artículo queremos aclarar los principios de los biodinámicos, qué son, cómo se elaboran y qué los diferencia de los demás.

Principios de la biodinámica

La viticultura biodinámica se considera uno de los desarrollos más positivos en las dos últimas décadas en el mundo de la viticultura y estos son algunos de sus principios básicos.

 Origen biodinámica

El padre de la agricultura biodinámica es Rudolf Steiner. Concibe a las granjas y bodegas como organismos complejos cuya dinámica natural incluye a los animales y al hombre y los entiende como un todo holístico, un sistema en equilibrio y cuyo equilibrio hay que preservar.

rudolf steiner vinos biodinamicos

Bodegas que elaboran vinos biodinámicos

La primera bodega que aplicó los principios biodinámicos fue la familia Saahs, de la bodega Nikolaihof, en Austria, en el año 1970. Desde entonces, ha ido ganando cada vez más popularidad por parte de los viticultores y bodegas y hay que tener en cuenta que en la actualidad la mayoría de las grandes bodegas del mundo cultivan y elaboran en biodinámico. Por algo será, ¿no? Os ponemos dos buenos ejemplos: la francesa Domaine Leroy y la más próxima, Celler Can Credo. Las dos fervientes defensoras de lo biodinámico.

bodegas vinos biodinamicos

Dificultades de apreciación de los vinos biodinámicos

El cultivo biodinámico requiere de más recursos y cuidados a la viña, por lo que es el producto final es más caro. Esto hace que para una parte de los consumidores sea más difícil acceder a estos vinos y por ende más difícil que la gran mayoría pruebe, note y valore las diferencias resultantes.

vinos biodinamicos

Agricultura biodinámica

La viticultura que se practica para obtener vinos biodinámicos es, básicamente, priorizar la salud del viñedo. Así como la viticultura tradicional se focaliza en combatir las enfermedades y las plagas, la viticultura biodinámica estimula la salud de la viña para que las enfermedades no sean un problema, entendiendo que el viñedo es un sistema de vida en si mismo y que hay que tratarlo como tal, holísticamente. Muchos consideran la biodinámica como una forma más avanzada de viticultura ecológica y de hecho, en un estudio publicado en 1993 por John Reganold, en el que compara agricultura tradicional con biodinámica demuestra que la calidad del suelo en el biodinámico ganaba y tenía mucha más actividad y vida. De todos modos, no pudieron demostrar que fuera más “eficaz” un viñedo bajo agricultura biodinámica que otro 100% orgánico.

¿Cómo se hacen los vinos biodinámicos?

La agricultura biodinámica busca el equilibrio con el ecosistema, preservar la diversidad biológica y la recuperación de la actividad microbiana del suelo. La meta de este tipo de agricultura es tener viñedos equilibrados naturalmente, sanos, que produzcan uvas de mejor calidad y gran expresividad del terroir. Para ello, por supuesto no utilizan ningún tipo de fungicida o pesticida, ni químico alguno. La biodinámica lleva la agricultura ecológica un paso más allá, siguiendo el calendario lunar y astronómico (calendario biodinámico) como guía de los ciclos naturales y planta hierbas sanadoras en el viñedo, como valeriana, ortiga, diente de león o manzanilla. Y se fertiliza mediante compuestos biodinámicos, como compost en cuernos de vaca enterrados.

Preparados biodinámicos

Puede que esto sea lo que más ha trascendido sobre la biodinámica, la existencia de unos preparados hechos con diversos elementos, todos de origen natural. Según Steiner, estos preparados conferían poderes sobrenaturales terrestres y fuerzas cósmicas al suelo. Hay 9 preparados biodinámicos, dos de los cuales se utilizan para la preparación de los campos, los otros 7 como compost. Los más famosos son los números 500 y 501, compuestos respectivamente por boñiga y slice de cuarzo puestos en cuerno de vaca. Son famosos porque se requiere su uso continuado para obtener la certificación Demeter, de la que hablaremos un poco más adelante.

preparados agraicultura biodinamica vinos biodinamicos

 

Calendario agricultura biodinámica

La biodinámica asegura que los ciclos de la luna tienen influencia sobre la vida de las plantas. Esto no es un invento moderno sino que vuelve la vista atrás a la agricultura tradicional. El calendario lunar no es lo único que tiene en cuenta el calendario biodinámico, creado hace más de 50 años por Maria Thun, también se tienen en cuenta los astros, los efectos cósmicos de estos sobre las plantas. En palabras del mismo Rudolf Steiner, “es necesaria la armonía en la influencia de los astros para que la planta sea capaz de desarrollar correctamente en su interior el poder nutritivo y la fuerza reproductora”

Bases calendario agricultura biodinámica

Se basa en la relación entre las fuerzas cósmicas y el crecimiento de las plantas así como la influencia de la luna y sus ciclos. Después de múltiples ensayos Thun determinó los días flor, hoja, raíz y fruto, que afectan tanto al cultivo del viñedo como a los días en que se aprecian mejor los vinos. Así pues el calendario biodinámico regula los trabajos en el campo e indica cuáles son los mejores días para hacerlos. Dada la influencia de la Luna y los planetas en los ritmos de la naturaleza hay 4 categorías a seguir:

  • Días de fruta: son los mejores días para realizar la cosecha.
  • Días de raíz: son estupendos para podar.
  • Días de flor: no realizar trabajos en la planta para que esta pueda dar su fruto.
  • Días de hoja: días apropiados para regar la vid.

Y sobre el consumo del vino, el calendario marca también días en las mismas categorías. Si queremos tenerlo en cuenta para catar, las reglas son las siguientes:

  • Días de fruta: los mejores días para catar (la Luna se encuentra en un signo de fuego)
  • Días de flor: más neutros para la apreciación de sabores (la Luna está en un signo de aire)
  • Días de hoja: no es un buen día para catar, excepto ciertos vinos blancos (la Luna está en un signo de agua)
  • Días de raíz: no es para nada un buen día para catar, las notas frutales se esfuman y se acentúan los taninos (la Luna está en un signo de tierra)

Certificaciones vinos biodinámicos

demeter certificacion vinos biodinamicos

Demeter es la organización líder de certificación biodinámica. Demeter, que debe su nombre a la diosa de la agricultura, es una entidad no gubernamental y cobra tasas para pertenecer a ella y para las inspecciones que realiza. En EEUU Demeter es la organización más importante, pero en Europa encontramos alternativas como Biodyvin, pero a diferencia de Demeter, esta solo certifica el viñedo, no la producción en bodega. Demeter tiene estándares que regula para la elaboración del vino biodinámico. Los más importantes son:

  • No usar microorganismos modificados genéticamente
  • No usar clarificantes no autorizados
  • Uso maximizado de técnicas de gravedad para el trabajo en bodega
  • Mínima rectificación del resultado de la vendimia
  • Uso únicamente de levaduras autóctonas
  • Mínimo o nulo uso de sulfuroso

Todos los vinos que cuentan con esta certificación salen al mercado con esta etiqueta demeter certificación vinos biodinamicos

Diferencias entre vinos naturales, biodinámicos y ecológicos

Pese a que comparten mucho, hay diferencias notables entre ellos. Los vinos biodinámicos se hacen bajo una filosofía concreta, respetando los ciclos de la naturaleza y el calendario lunar y astral, entre otros parámetros. Es una forma holística de hacer las cosas, va de principio a fin. Los vinos naturales se hacen sin añadidos durante su elaboración y con la mínima intervención en los procesos. Por contra, en los vinos ecológicos se atiende a la viticultura, al respeto a la tierra, al quehacer tradicional del trabajo de la viña pero se les puede añadir sulfuroso, por ejemplo. Así pues, el foco en los ecológicos está más al inicio (tierra), en los naturales en el fin (elaboración) y en los biodinámicos en el todo.

Pros y Contras de la Biodinámica

Muchas de las bodegas más prestigiosas del mundo son biodinámicas pero la viticultura biodinámica también ha sido tachada de “enfoque místico sin rigor científico”. Es fácil encontrar detractores de estas prácticas pero los resultados, bien sea por las prácticas ecológicas, bien sea por el respeto global, son positivos. Aunque no se ha podido comprobar que el rendimiento respecto a un viñedo cultivado en orgánico sea mejor, lo cierto es que cada vez hay más bodegas que se convierten a este modelo. Y vosotros, ¿qué pensáis? ¿es un factor que tenéis en cuenta al elegir vuestros vinos?.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *