Por qué un vino es caro y otro barato

Por qué un vino es caro y otro barato es una gran pregunta, no me diréis que no.

Siempre me ha fascinado que un tetabrick de vino convenientemente puesto en una estantería del supermercado pueda costar menos de un euro y en cambio del mismo producto encontremos botellas de más de 50.000 euros.

Por supuesto entre medio hay gran variedad de vinos a precios para todos los gustos y necesidades.

Pero que tire la primera piedra el que no ha pensado alguna vez que un vino más caro sería más bueno que uno más barato.

Y que tire la segunda el que no haya pensado nunca que a partir de cierta cifra con ceros no tiene un sentido el precio, sino que entran otros factores en juego.

Para que no os quedéis atascados con esta pregunta en mente delante de botellas y más botellas cuando vayáis a comprar, en este post explicamos qué dicen los expertos sobre que el precio tenga un dígito, dos, tres o más.

petrus-vino-caro

Por qué un vino es caro según la bodega

La localización del viñedo

Para infelicidad de muchos propietarios de viña hay zonas más caras que otras. Esto es así, igual que ser alto, bajo, calvo o guapo. No se elige. Es así y es lo que hay. Tampoco cuesta lo mismo un piso en Londres que en Torrevieja Alicante.

La forma de cultivar

Dependiendo de las técnicas viticultoras que se usen en los viñedos y lo viejas que sean las vides el precio variará notablemente. No tienen nada que ver, por poner un ejemplo claro, pasillos y pasillos de viña que se labran con tractor en plan campo de fútbol y regar y tratar con productos químicos que unos viñedos altos, de difícil acceso, viejos y poco productivos y de cultivo ecológico para más inri. Y de los que en la vendimia se recoge la uva a mano en cajitas de 5 kgs. No es lo mismo, no lo es. Tampoco cuesta lo mismo la Sal del Himalaya que la de marca blanca, oigan.

viñas priorat

Un ejemplo de viñas que no son fáciles de cuidar y requieren esfuerzo

Las técnicas de vinificación

Una bodega puede optar por invertir mucho en vinificación. Puede. Puede gastarse la pasta en tecnología y barricas de las carísimas. O no. Puede no dedicarle esfuerzo económico, y entonces, oh sorpresa sorpresa, el precio del producto final, no será el mismo. No quisiera hacer una comparación entre la materia prima de un restaurante chino de barrio y un japonés con estrellas Michelín pero ganas no me faltan, la verdad.

El packaging

Siento repetirme como la morcilla con el tetabrick pero no cuesta lo mismo que ciertos cristales y ciertos corchos.

petrus vino

No es un tetrabrick precisamente

El marketing

Cada bodega aplica unos criterios de marketing a su producto igual que el que vende coches o zapatos.Las bodegas como cualquier otra empresa deciden qué esfuerzo económico le dedican al marketing y a otros costes relacionados con la venta. Y a quién le quieren vender el producto. No todos los vinos se hacen para todos los públicos ni de la misma manera.

 

Por qué un vino es caro según el mercado

 

ferrer bobet vino

Un gran vino a un precio más asequible

La famosísima oferta y demanda

Por muy romántico y entregado que sea hacer vino y encantadora la gente que lo hace, este producto tan cuidado y amado también se rige por las leyes del mercado, o sea, la sempiterna oferta y demanda. Si hay pocas botellas y tortazos para comprarlas…los precios subirán cual espuma en una fiesta de verano. Si por el contrario ni el tato quiere comprar ese vino…pues habrá que abaratar su precio. Ni más, ni menos. Igualito que el resto de las cosas y que la vida misma.

 

 

La cadena del mercado

Otra blanca y en botella. Dependiendo del distribuidor, producción etc el precio será uno o será otro.

 

 

Tasas

Hay países en los que los impuestos sobre el alcohol son una auténtica salvajada. Y para la importación, otra carnicería. Al final, sumando las tasas del país y el precio a pagar por llevar vinos de otro lugar el precio acaba triplicándose lo menos. Una ganga, vaya.

 

 

 

dido priorat vino

Vino bien valorado

Las críticas y las puntuaciones   

Parker no es un nombre de parque en New York sino del crítico de vino más famoso del mundo. Con su gusto crea seguidores y legiones de vino fans.

No sólo él, claro está, hay legiones enteras de expertos opinando sobre vinos: Jancis Robinson, revistas como Decanter World Wine Awards, la Guía Peñín…y muchos más.

Si un vino recibe una puntuación buena concurso tras concurso y las críticas lo ponen en las nubes…pues habrá que subirle el precio, ¿no?

Me dan ganas de añadir algo sobre el glamour de ciertas bodegas y el coleccionismo pero tal vez ya es rizar el rizo…

Así que no os agobiéis. Ni un vino tiene porqué ser más bueno cuantos más ceros tiene ni malo si te lo puedes permitir.

 

El vino está para beber y, como en el cine, hay para todos los gustos, así que… !A beber y opinar de precios se ha dicho!

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *