Una noche de invierno. Una copa de vino. Sofá. O cena. Buena conversación. O peliculilla. Sí, sí, son grandes ideas. Son planazos para cualquiera. Nuestros amigos del norte, más acostumbrados al frío y los rigores Continuar leyendo